Archive for 28 septiembre 2014

BUEN DÍA

2014-09-28_1829

DAR LA VIDA

Manuel  García Viejo

Esto sí que es dar la vida por los demás

Ébola

Una vida entregada a sanar,

como lo fue la vida de Jesús

SEMBRANDO ESPERANZA

             Hoy empezábamos oficialmente el curso hablando de esperanza. También en Burundi, y viviendo problemas más graves, los jóvenes y niños alimentan la esperanza de vivir en paz.


2014-09-25_2113

SEMBRANDO ESPERANZA

“SOLO  NO  PUEDES, PERO  JUNTOS  PODEMOS”

Este es el lema que han escogido en el Foro Infantil de la Esperanza que se ha desarrollado en Burundi. Durante dos días, 52 niños y jóvenes de siete países que viven en la región de los Grandes Lagos, se han reunido en Bujumbura, capital de Burundi, para compartir sus experiencias de jóvenes que crecen en esta región afectada
desde hace años por guerras y conflictos, para hablar de cómo hacer que la paz sea una realidad.
Han debatido sobre los problemas a los que se enfrentan al crecer en estos países: el hambre y la desnutrición, los niños que no pueden ir a la escuela, la discriminación, los refugiados, etc. También han hablado de todas las iniciativas positivas puestas en marcha por ellos mismos para promover la paz en sus comunidades.

“Mientras estamos hablando, ahora mismo, algunos de nosotros seguimos viviendo bajo el peso de la guerra”. “Los gobiernos deberían ayudar en la promoción de una cultura del diálogo en las cuestiones relativas a la paz y la seguridad en la región”.
Las redes sociales y las plataformas de SMS se están caldeando y diciendo que los niños y jóvenes quieren la paz y pueden hacer muchas cosas para conseguirla. Las recomendaciones que salgan del Foro Infantil de la Esperanza se presentarán a los jefes de Estado de la región de los Grandes Lagos.

Eliane Luthi, jefa de comunicación de Unicef Burundi

Burundi

EMPATÍA

Ponerse en los zapatos del otro

 Empatía

Más de una vez hemos oído hablar de empatía. ¿Qué es?

La empatía es la capacidad que tiene un individuo de percibir o interpretar lo que otra persona puede sentir, o quizás hasta pensar. Es decir, es una forma de entender y comprender lo que el otro siente, pero poniéndose en el lugar del otro. Una forma desarrollada de empatía implica no sólo el entendimiento de lo que el otro siente, sino la respuesta a dichos sentimientos.

Todos en algún punto desarrollamos empatía, en mayor o menor medida. Sería bueno desarrollarla y potenciarla al máximo porque nos va a fortalecer como personas y en nuestras relaciones.

Entonces, ¿cómo ser más empático? La capacidad de empatizar depende directamente de la habilidad que uno tenga para identificar sus propios sentimientos. Para dominar la empatía se precisa ser consciente de uno mismo, no prejuzgar, y especialmente contar con la capacidad de escuchar y observar a la otra persona con detenimiento. No se trata de entender al otro para nuestro beneficio, sino de entenderlo para el suyo. La atención es casi imprescindible para poder ser empático. Si mientras conversamos con otra persona estamos pensando en otra cosa, o en nuestros propios problemas, o en qué diremos cuando la otra persona termine de hablar, nunca podremos realmente averiguar qué es lo que el otro individuo está sintiendo.

Se trata de un entendimiento más allá de lo verbal, y del desprendimiento de nuestra propias circunstancias para ponernos en los zapatos del otro. Las personas no siempre expresamos lo que sentimos en palabras, podemos estar diciendo una cosa y sintiendo otra, o podemos no decir nada y estar sintiendo algo. Aquél que tenga empatía podrá ver a través de las palabras y los gestos y comprender un poquito más allá.

Es normal que hoy en día nos volvamos un poco egoístas sin darnos cuenta, preocupados únicamente por nuestros problemas, y pensando sólo en nosotros. Eso nos lleva a tomar la ruta contraria a la de la empatía. La empatía nos moviliza a sentir el dolor del otro, a recuperar el interés por las personas que nos rodean y a consolidar la relación que con cada una de ellas tenemos. Es más fácil a medida que logramos conocer a las personas, ya que la relación frecuente nos permite descubrir los motivos de malhumor, de alegría o de tristeza de aquella persona con quien nos relacionamos, y también a comprender su forma de actuar consecuente a ese estado de ánimo.

La empatía es una gran característica y debemos valorarla como tal. Cuando alguien empatiza con nosotros hay que saber apreciarlo, y cuando alguien precisa de nosotros, hay que lograr desarrollar esta maravillosa capacidad al máximo para poder ayudar al otro, lo cual siempre significa una gran satisfacción.

Empatía

VALORES

valores