Archive for 30 enero 2015

CREEMOS EN Ti, MADRE – PADRE

Creemos en ti, Madre, Padre…

Publicado en http://www.eclesalia.net
MIGUEL  ÁNGEL  MESA, miguelmesabouzas@gmail.com

Ayuda

 Creemos en Dios, Madre y Padre de la humanidad, que desea que esta Tierra sea para disfrute de todos, amando y respetando la Naturaleza, trabajando y compartiendo sus bienes para el bien común.

Creemos que Jesús de Nazaret es el Hijo de Dios, que nació y vivió como uno más entre nosotros, que dio su vida especialmente por los más pobres y marginados, que por esta causa fue asesinado y que resucitó por el amor de su Padre, dejándonos un ejemplo vivo a seguir para construir su Reino de amor y justicia.

Creemos en el Espíritu Santo que nos ayuda a ser fieles al testimonio de Jesús.

Creemos en una Iglesia, comunidad de comunidades, en la que todos somos hermanos, y el que es mayor es que está al servicio de todos; pobre entre los pobres, abierta, sencilla, fraterna, libre ante los poderosos, ejemplo vivo de Jesús, su Señor y Maestro.

Creemos que resucitamos día a día cuando ayudamos a los demás a vivir como personas, liberándolos de sus opresiones. Creemos que resucitaremos a una felicidad completa junto a toda la Humanidad, a la que espera nuestro Padre y Madre con los brazos abiertos.

NUESTROS TEMORES

Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mí mismo.

Temía fracasar, hasta que me di cuenta que
únicamente fracaso cuando no lo intento.

Temía lo que la gente opinara de mí, hasta
que me di cuenta que de todos modos opinan.

Temía que me rechazaran, hasta que entendí
que debía tener fe en mi mismo.

Temía al dolor, hasta que aprendí que
éste es necesario para crecer.

Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras.

Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final,
sino más bien el comienzo.

Temía al odio, hasta que me di cuenta
que no es otra cosa más que ignorancia.

Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mí mismo.

Temía hacerme viejo, hasta que
comprendí que ganaba sabiduría día a día.

Temía al pasado, hasta que comprendí que
es sólo mi proyección mental y ya
no puede herirme más.

Temía a la oscuridad, hasta
que vi la belleza de la luz de una estrella.

Temía al cambio, hasta que vi que
aún la mariposa más hermosa necesitaba
pasar por una metamorfosis antes de volar.

Hagamos que nuestras vidas cada día tengan mas vida y
si nos sentimos desfallecer
no olvidemos que al final siempre hay algo más.

Hay que vivir plenamente porque la vida pasa pronto.

Ernest Hemingway

PENSAMIENTOS

2015-01-14_1712

QUÉ BONITO…

 

 

Estrellas

 

Encontrado en http://www.feadulta.com

EDUARDO GALEANO

E. Galeano

PENSAMIENTOS

2015-01-13_1500

TODO ES DE TODOS

 

DIOS SE HIZO CARNE HUMANA

El día de Navidad parece que se va quedando atrás y, por el correr de cada día, tenemos el peligro de que caiga en el olvido y ¡hasta el año que viene!, que otra vez será navidad.

Pero no,  Navidad es cada día, y Navidad eres tú y yo, cuando… (recordemos la felicitación del papa Francisco que ha circulado estos día por la red y que tantos hemos leído).

Que cada día de este nuevo año que acabamos de estrenar, sea Navidad en cada uno de nosotros y la hagamos posible a nuestro alrededor.

Os dejo esta imagen entrañable que nos habla de la ternura de un Dios que ha querido compartir todo, todo, todo, con esta humanidad tan querida y que contemplar el misterio de la Navidad nos vaya ayudando a descubrir cómo es nuestro Dios.

Dios humano

PADRE NUESTRO DESDE DIOS

PADRE NUESTRO DESDE DIOS

Publicado por ÁNGEL ARNAIZ QUINTANA en Eclesalia

Hijas e hijos míos, que vivís en el planeta Tierra, Yo conozco cada uno de vuestros nombres, cada uno de vuestros amores y desamores, y bendigo vuestros quehaceres y esperanzas en ese milagro que es la Vida de vosotros y de todos los seres.

Quiero que juntos construyamos mi República, también llamado mi Reino, y viváis felices en la paz y la justicia, con libertad y fraternidad y con toda bendición.

Esta es mi decisión, y deseo que conozcáis esta voluntad mía y la hagáis realidad cada día.

Tendréis el pan  y lo que necesitéis para alimentaros y vivir con salud, pero tendréis que compartirlo con los más necesitados.

Siempre disculpo vuestros errores y faltas, incluso cuando afectan a los demás, pero tenéis que volveros a mí de todo corazón, y mantener una compasión profunda con todos, que os lleve incluso a perdonaros entre vosotros y a todos.

Tened paciencia y venced en todas las preocupaciones y tentaciones que os salgan, que serán muchas y variadas.

Pero no temáis, Yo estoy con vosotros siempre y así venceréis  todo mal que os pueda sobrevenir.

Quiero recordaros que Yo os quiero desde antes de la creación del mundo y desde antes que fuerais engendrados en el seno de vuestras madres, para que así viváis y seáis de verdad mis hijas e hijos queridos.

Vosotros en Mi y Yo en vosotros, esta es mi voluntad.